(Hoy el blog de Sexo Servicio os trae la primera parte de este relato caliente con una vecinita dispuesta a hacer un trío muy especial que incluye meterse dos pollas a la vez en el coño…):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Mi compañero de piso y yo a veces fantaseábamos sobre lo que haríamos alguno de esos viernes de aburrimiento. Nuestra fantasía era que conoceríamos a una morena sexy y tetona que uno de nosotros se llevaría al salón pensando que el otro no iba a estar, y entonces llegaba a casa, se encontraba la escena de sexo en el sofá y la chica le invitaba a participar con una sonrisa como en las películas porno.

morena sexy

Ambos nos reíamos de semejante idiotez, pero como nos poníamos tan cachondos de solo pensarlo, mi compañero alguna vez decía que iba a pagar a una puta para que viniese a hacer un trío con nosotros, que le iba a pagar para interpretar ese papel y engañarme haciéndome creer que se la había ligado y que resultaba ser una guarra a la que le iban los tríos.

Creo que lo decía en broma, aunque con él nunca se sabe. El caso es que mira por dónde nuestra fantasía se hizo realidad una tarde, cuando coincidimos en el ascensor con una vecina nueva que tenía toda la pinta de una madura folladora soltera que se traía a todo tipo de hombres a su casa, por cómo iba vestida y por cómo nos miraba.

No era un vejestorio al que se le habían pasado sus días de gloria ni andaba desesperada por follarse a los primeros treintañeros que se encontrase, sino más bien una mujer provocativa habituada a las conquistas y al sexo sin rodeos. De vez en cuando un hombre tiene la suerte de encontrarse con una mujer así, y a nosotros nos había tocado la lotería.

Pronto  encontramos la excusa para que fuera a nuestro piso a enseñarnos algunos trucos de decoración (se dedicaba a eso profesionalmente), aunque lo que nosotros sabíamos era que quería que le decorásemos el coño, pero no sospechábamos que le iba la doble penetracion vaginal

(Continuará)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *