Hoy en este blog de sexo gratis vamos a enseñar a diferenciar un tipo de vídeos pornográficos a los que mucha gente le ha cogido el gustillo y dan mucho morbo.

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Se trata del llamado porno emo, aunque para ello habría que precisar antes un poco de qué va eso del “emo”.

Lo primero que uno piensa cuando oye la palabra emo son esos jóvenes que van maquillados con peinados raros, una mezcla entre punk y gótico, pero cuyos gustos musicales son diferentes, menos oscuros y más “rosas”, por así decirlo. En realidad, quienes estén muy metidos en estas subculturas establecerán rápidamente unos estándares de actitud que aquí no nos importan demasiado (hay cierto rechazo de la cultura gótica sobre lo emo).

punk porn

Musicalmente, hay un fenómeno conocido como emo-core que muchas veces se asocia el emo como tal, y no tiene demasiado que ver, ya que el último sería menos comercial, muy similar al rock hardcore, solo que con una base más melódica. El emo core se asocia más a bandas de adolescentes, aunque como en todo habría que matizar.

Así, lo que nos interesa es que hay toda una estética, sobre todo de jovencitas con pinta de atormentadas, oscuras pero muy sensuales y sin llegar al aspecto de vampiro habitual de los góticos. Es el llamado punk porn, aunque en las búsquedas asociadas de porno en Internet y en español se suele buscar simplemente “porno emo”.

Quien haya visto algún video porno emo habrá comprobado que la mayoría se trata de grabaciones amateur en las que una jovencita hace una mamada o se folla a alguien, siempre muy maquillada, o poco, pero con alguno de esos flequillos inconfundibles, mucho piercing en la nariz, los labios bien pintados de negro… En fin, ese tipo de cosas que para muchos, especialmente para aquellos que no están metidos en la subcultura emo, resultan en una fantasía sexual muy sugerente.

Al final, se trata de sexo con jovencitas con pinta de niñas punk, viciosillas, algo tímidas, muy maquilladas y con una especial habilidad para hacer mamadas, cosa que se agradece, aunque quizá se debería explotar más esta estética y realizar trabajos más completos argumentalmente. A veces hay chicas que dicen que son emo, pero que realmente no es fácil diferenciar de cualquier otra jovencita con ropa moderna.

Otros Artículos Recomendados:

  • emos cojiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *