(Os contamos hoy en este blog de sexo gratis la primera parte de la historia de Lea, una hija un tanto vengativa que acabó follando por el culo con el novio de su madre):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Dicen que soy una hija vengativa (aunque me han llamado cosas peores); en fin, yo creo que no soy tan mala, pero si vosotros tuvierais una madre tan ridícula como la mía, a lo mejor habríais hecho algo peor.

follando por el culo

Le dije que me avergüenza esa ridícula peluca rosa que se suele poner, se lo he dicho miles de veces, pero a ella le da igual, y el otro día me llamó cosas horribles. Cuando bebe se pone así de insoportable, y a su nuevo novio también le gusta mucho beber. Si a él no le importa que se ponga esas cosas horribles en la cabeza, allá él.

Hice lo que hice porque me encontraba dolida por los insultos de mamá; no lo pensé demasiado, la verdad, no fue un plan maquiavélico. Simplemente lo hice.

Esa noche mi madre había estado de fiesta con su novio, a pesar de que al día siguiente, sábado, tenía que trabajar. Yo no había hecho gran cosa el viernes, así que me desperté pronto, cuando ella salió (resacosa) para trabajar.

En el armario guardaba más pelucas rosas ridículas, y en un arrebato, me puse una y me deslicé en la cama de su novio, que dormía la borrachera (y supuse que todavía le duraba). La habitación olía a licor, pero lo que menos me gustaba era el olor de la maldita peluca (una mezcla entre el plástico y el perfume que usaba mi madre). Poco sospechaba el novio de mi hortera progenitora que estaba a punto de poner los cuernos a su “moderno” ligue.

No fue difícil. Me desnudé (él ya lo estaba), me metí entre las sábanas y empecé a restregarme en su cuerpo hasta ponerle cachondo. Había poca luz en la habitación, y como físicamente mi madre y yo nos parecemos, y con la peluca (y yo de espaldas a él), me confundió con su novia, mi querida y hortera madre. Pero el problema es que el tipo, cuando medio se despertó, iba un poco zombi y bebido, así que no atinó con el agujero. Se pegó a mí como una lapa y me dedicó una ebria sesión de sexo anal.

(Continuará)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *