(Hoy os traemos la primera parte de un relato de sexo gratis sobre una mulata jovencita con muchas ganas de tirarse a un negro bien dotado):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Hola, soy Ali.

Antes de nada, no quiero que me entendáis mal, para mí el color de la piel no es importante, pero hay que reconocer que probar algo diferente, aunque sea en estética, siempre es atractivo, por eso lo hice, por eso me fui buscando a algún negro macizo que me follara, uno de esos que van rompiendo coños por las discotecas con su enorme verga.

sexo gratis

Sé que estoy un poco salida, pero es que tengo 18 años, mis padres tienen dinero y vivo en un barrio acomodado en el que solo hay blancos. Como he dicho antes, eso me da igual, pero mi cuerpo llevaba unos días pidiéndome experiencias diferentes, gente más de la calle, y en particular quería una buena polla negra. Quería comprobar si la media de los negros se merecía tanta reputación.

Pero yo no me iba a conformar con cualquiera. Me colaría en alguna discoteca interesante y buscaría a algún cachas que marcase paquete y supiera que luego no me iba a defraudar. Y sabía que no lo tendría muy complicado. Me puse uno de mis mejores vestidos, uno negro que realza mis pechos y que enseña mucha pierna, y era imposible que ningún hombre se resistiera. Son así de básicos. Ven la posibilidad de llevarse a una tía buena a casa y acabar follando mulatas fáciles como yo, y allá que se lanzan.

No os confundáis, no es que sea una chica fácil, pero cuando voy buscando algo bajo las defensas, obviamente. Me mostré súper estúpida con los blancos que se me acercaron esa noche, pero muy ardiente con el negro apuesto que me cautivó.

Era obvio que él tampoco tenía ningún problema con ir follando con mulatas por ahí, así, a las primeras de cambio, así que nos dejamos la conversación interesante para otro momento y le pedí que me llevara a su piso.

Y allí fuimos.

Resultó que el tipo era un futbolista de la segunda división, y que tenía un piso céntrico muy bonito. Bueno, yo esperaba a alguien más modesto, no sé, estaba harto de los remilgos de la clase alta. Menos mal que en el sexo mi nuevo amante se comportaba como un verdadero cerdo, como a mí me gustaba, o como necesitaba en ese momento.

(Continuará)

Otros Artículos Recomendados:

  • mulatas follando
  • mulata follando
  • www negro cojiendo mulatas sixe gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *