(Hoy en el blog porno os presentamos a Francesca y Antonette, dos golfillas que se traen a un amigo que no sabe a ellas les gustan los trios amateur, y vienen dispuestas a compartir su polla y a grabar uno de los mejores videos xxx amateur que jamás nadie haya subido a Internet):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

trios amateur

 

—Francesca, no me dijiste que tu amiga iba a estar por la casa, ¿es que es suya?, ¿vive aquí?

—Tú relájate, hombre, esta casa la compartimos las dos. ¿Pero te has fijado en el patio tan maravilloso que tenemos y la brisa que corre? En estas tumbonas de aquí se está de maravilla, vamos, siéntate, te traeré un refresco.

Entretanto, Antonette ha comenzado a quitarse el top, lo único que le separaba de la más que agradable visión de dos tetas pequeñitas pero muy golosas. Ricardo se queda un poco cortado, ¿hace un día soleado como para hacer topless?

—¿No tienes calor? —le insinúa Antonette—. Te puedes quitar la camiseta sin problema, aquí no hay protocolo que valga.

—Bueno, no sé…

A esto, llega Francesca con una bandeja y varias bebidas. Ricardo se queda con la boca abierta cuando se da cuenta de que viene desnuda, y entonces no puede apartar la vista del vello tan bien recortado de su coño, en forma de triángulo chato sin esquinas.

—¿Todavía no estás desnudo?

—Tu amigo es un poco tímido —ríe Antonette.

—Sí… Vamos, venga, Ricardo, ponte cómodo en esta tumbona y déjanos hacer a nosotras.

—¿Estáis de broma? —resopla él, pero sin embargo se deja caer en la tumbona. Las dos chicas, ya desnudas, se echan sobre él—. ¿Y mi refresco?

Pero pronto se olvida del refresco cuando le bajan el pantalón y se delata una erección de caballo. Antonette da un respingo y emite una risita.

—¡Vaya herramienta! Chico, te iba a preguntar si te va el sexo duro, pero con este pollón veo que nos lo vamos a pasar en grande.

Él ríe con algo de nerviosismo en el cuerpo, pero las caricias de las dos muchachas le tranquilizan. Se ve que están muy compenetradas. Ahora a él le gustaría compenetrarse con ellas. Con las dos.

—Por cierto —dice Francesca, girándose y señalando hacia una mesa en la que hay una cámara de vídeo pequeña—. A nosotras nos ponen mucho las grabaciones caseras porno, ¿te ponen a ti?

(Continuará)

Una respuesta a Grabaciones caseras porno en tumbonas (parte 1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *