(Continuación del relato erótico de sexo gratis de ayer, en el que tres jovencitas cachondas convertían una fiesta de pijamas en una clase práctica para la virgen del grupo):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

chicas desnudas

Eran unas grandes amigas. A Lucía le costó relajarse al principio, pero pronto descubrió que no tenía nada que temer. Podía confiar en ellas. Las buenas amigas estaban ahí para ayudar… con cualquier cosa.

Marta le besó el pezón con dulzura mientras le estimulaba el clítoris a un ritmo pausado pero constante. Patricia era una experta con el consolador azul, lástima que no vibrase, aunque su amiga lo movía de manera habilidosa.

Lucía gimió y sus amigas le sonrieron encantadas.

—En el sexo hay que comenzar así, poquito a poco. La masturbacion femenina es importante, tienes que conocer bien tu cuerpo y lo que te pide para decírselo a tu chico.

—O para darte tú placer cuando no tengas una buena polla a mano —rio Patricia.

—Mira, Lucía…

—¿Uh? —Lucía estaba tan caliente que casi ni podía hablar, y Patricia no paraba de jugar con su clítoris.

—¿Ves este pene de plástico? Pues espera que lo lubrique un poco. —Echó mano de un bote que había sacado de su mochila junto a otros juguetes que habían quedado sobre la cama.

—Joder, ¿cuántas cosas llevas ahí? —dijo Patricia.

—Ni te lo imaginas —respondió, y luego probó la herramienta en la vagina de Lucía—. A ver ese coñito, ahora vas a comprender lo que es un orgasmo vaginal.

—¿Hay… d… dos tipos… aah… de… orgasmos…? —jadeó Lucía.

—Sí, tranquila —rio Marta—, veo que estás a punto, eso está bien, chica, pero tienes que disfrutarlo más. Suerte que las mujeres lo tenemos fácil para repetir. Verás, mientras Patricia trabaja con tu cosita, si me lo permites te voy a desvirgar…

Lucía estaba tan cachonda que le dio igual eso de ser o no virgen, quería que le metieran ese consolador hasta el fondo, aunque doliera. El orgasmo fue tan completo e intenso que puso los ojos en blanco, arañó las sábanas y no paró de gemir hasta que sus amigas dejaron de jugar con su sexo, entre risitas. Cuando abrió los ojos se encontró a dos chicas desnudas y preciosas que se daban en lote delante de sus narices.

¿Eran en realidad lesbianas? ¿Bisexuales? ¿O tal vez muy liberales?

Daba igual. Le encantaban sus amigas.

Otros Artículos Recomendados:

  • chicas desnudas y cachondas
  • mujeres buenas desnudas vírgenes
  • mujeres en pijama desnudas

13 respuestas a Jovencitas cachondas en pijama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *