(Asómate a la venta. ¿Hace buen día como para ir a la playa? Si no lo hace, te traemos un relato de sexo gratis sobre chicas en bikini y sexo junto a la piscina):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Siempre me han puesto muy caliente las chicas en tanga, no lo puedo remediar. No es que me gusten como a cualquier hombre, es que me vuelven loco de deseo. Mi hermano debería entender esto y no tenérmelo tan en cuenta, aunque reconozco que a veces no tengo perdón. Os contaré qué pasó el otro fin de semana.

chicas en bikini

Resulta que nos había invitado a su casa en las afueras, un lugar precioso con buenas vistas y una piscina impresionante que mantiene muy limpia y bien acondicionada. Y aunque todavía era primavera, hacía una buena mañana y unos cuantos amigos decidimos llevarnos los bañadores, aunque fuera para tomar el sol.

Mi hermano iba detrás de una rubia maciza con cara y cuerpo de modelo, una amiga de otra amiga común. Él, no nos vamos a engañar, no tiene mucho éxito con las mujeres, y esta parecía fuera de sus posibilidades, pero supongo que había un acuerdo tácito de que no debía intentar nada con esa preciosidad.

Y de hecho esa no era mi intención, lo prometo, pero en un momento dado se fueron a comprar comida para la barbacoa y nos quedamos ella y yo junto a la piscina de guardianes de la casa.

El sexo me gusta como al que más, pero algo razonable, no tengo una vida especialmente activa cuando no estoy saliendo con nadie, pero en ese momento todas mis hormonas se desataron. No pude resistirlo, cuando vi sus pezones marcados en el bikini y una sonrisa que me dirigió, algo se removió en mi interior, un cosquilleo indescriptible me recorrió las pelotas y enseguida tuve que cruzar las piernas para que no se me viese la imparable erección que llevaba.

Ella se acomodó de manera muy sexy sobre la hamaca y empezamos a hablar más en serio, ya sabes, como dos personas que tratan de conocerse, pero ambos sentíamos ese impulso de urgencia, de que no teníamos mucho tiempo antes de que regresaran con la compra, y al parecer los dos deseábamos lo mismo…

(Continuará)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *