(Ayer empezamos en el blog porno un relato sobre mulatas follando gratis, y hoy lo concluimos con vídeo porno incluido. Y es que esta jovencita mulata de 18 años es insaciable…):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

El salón de mi chico, negro y futbolista para más señas, era bastante bonito. Me gustaron sus altas estanterías y sus cortinas, pero yo no había ido allí a contemplar su casa, sino en busca de un pene negro para que me lo metieran todo lo posible y más.

blog porno

Quería que me la metiera desde el principio de todas las formas posibles, quería gozar de su cuerpo musculoso, deslizarme en él, chocarme contra él, cabalgarlo y exprimirlo, y que luego me envolviese con su piel negra. Las mulatas follando somos muy ardientes también, pero al no conocerlo bien me preguntaba cuál sería su opinión sobre mí, si él tendría ese tipo de complejos que mencioné ayer en mi relato.

El caso es que su cuerpo me respondió por sí solo. Vibraba sobre su pene negro, y a su vez sobre el sofá principal, que hacía una especie de L y era muy cómodo. Aunque a mí me habría dado igual estar sobre una silla de esparto, porque lo que quería era sentarme sobre su piel negra y resbaladiza.

Le impuse tantas exigencias que enseguida se perló de sudor, así que lo recorrí con las manos y le pasé la lengua cuando lo tuve a tiro y cuando no le estaba comiendo la boca.

Llegó un momento en el que yo no era capaz de moverme y me eché sobre él mientras me penetraba y yo solo podía encogerme de placer. Me estaba corriendo casi sin darme cuenta, pero tampoco podía parar ni distanciar un orgasmo de otro.

Yo estaba medio paralizada, entre convulsiones rítmicas y jadeos, pero no sé cómo se las ingenió para apartarme como si no pesara nada y situarse detrás de mí para follarme a cuatro patas. Sabía que se quería correr, y seguramente lo haría sobre mi espalda o sobre mis nalgas. Le dejé hacer, le dejé hacérmelo todo, porque en ese punto ya no podía correrme más, pero tampoco parar, no había empacho con ese pene negro, era imposible parar…

Todavía hoy día, cuando me masturbo o me excito en mi dormitorio, creo sentirlo ahí dentro, empujando, empujando…, llevándome a ese otro mundo que ansiaba conocer a través de una experiencia como el sexo.

(Más videos sexo interracial en el enlace)

Otros Artículos Recomendados:

  • mulatas follando gratis
  • mujeres follando en el monte
  • mulata desnuda
  • mulatas
  • cexis mulatas follando con negros
  • mulata desnuda 18
  • mulatas dominicanas con negros cojiendo videos gratis
  • Mulatasconnegros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *