(Continuación del relato que os presentamos ayer en el blog de sexo, en el que una joven decidía hacerle una mamada a un hombre dormido):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

mamada a un hombre dormido

Aunque acababa de pajearme yo misma, machacarle la polla a mi novio dormido hizo que me pusiera caliente otra vez, así que me incorporé un poco sin mover mucho el colchón, y comencé a chupársela. Me encantaba su sabor, y así mientras se la mamaba dispuesta a hacerle correrse en sueños, yo también volví a recorrer mi coñito con los dedos para hacerlo más divertido. Quién sabe, igual hasta nos corríamos juntos.

Me emocioné tanto que perdí de vista mi objetivo original, que era hacer que se corriera y volver rápidamente a mi sitio en la cama para que se pensase que se había corrido en sueños como cuando era un adolescente. Pero mi travesura salió mal. De pronto me encontré con una explosión de semen en la boca, y aunque no me llegué a correr yo misma, fui incapaz de retirarme, y él abrió los ojos.

Pero para mi sorpresa, él no tenía expresión alguna, era como si estuviera adormilado todavía, diría incluso que sonámbulo. Sin decirme nada, se incorporó, me puso a cuatro patas y empezó a follarme por detrás. Le tuve que ayudar, porque no atinaba y casi me la mete por el culo. Me tragué el semen que todavía llevaba en la boca y emití un gemido cuando comenzó a follarme con fuerza. Igual el muy pillo solo se estaba haciendo el dormido.

Lo que me sorprendió fue que no se le bajase ni un poquito la erección. Entonces volví a dudar sobre lo que ocurría, porque apenas si tenía los ojos abiertos. Cuando me corrí, salió, me puso boca arriba y me empezó a follar la boca. Yo no me atreví a decir nada, me estaba haciendo gozar de lo lindo y estaba un poco perpleja, aunque reconozco que la follada en la boca me resultó un poco violenta.

Cuando me quise dar cuenta, me la estaba metiendo hasta la garganta, cosa que nunca había hecho en condiciones más… normales. Así que por lista se corrió en mi garganta otra vez, y luego regresó como si nada a la almohada para seguir durmiendo, y yo me quedé ahí, embobada mirando al techo, sin saber muy bien qué había sucedido.

Pero puede que mañana probase otra vez…

(Y a continuación, el vídeo de follada en la boca que ilustra este relato, de la sección de videos porno gratis del blog).

2 respuestas a Se la chupé dormido (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *