(Primera parte del relato porno con abogadas basado en hechos reales. En esta historia, una mujer intenta anular su reciente matrimonio alegando que su marido es impotente. Pero su marido, para demostrar su potencia sexual, solicita a los jueces una singular prueba en directo…):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

La abogada de su mujer le pone a cien. Tapadita con la ropa de etiqueta se adivinan unas curvas voluptuosas, y a pesar de que tiene la misma expresión estirada que la mojigata de su mujer, cada vez que le mira por encima de las gafas sabe que arde de deseo, que es una golfa viciosa.

—Atendiendo a los informes presentados, señoría —la voz de la abogada, melosa y autoritaria a un tiempo, seguro que le gusta el sadomaso—, el matrimonio debería ser anulado, dada la virginidad de mi clienta, de donde se deduce que debe de haber algún tipo de inhibición que impide a su cónyuge cumplir con sus deberes en la cama.

—En la cama, encima de la mesa o donde haga falta —suelta uno de los jueces, un tío cachondo—. Perdón, prosigan…

—Pero mi cliente —interviene el abogado del marido— asegura que habían estado cinco años de noviazgo y que ella había guardado su virginidad por motivos religiosos, no es una cuestión de impotencia.

—¡Pues ahora no me quiere tocar! —protesta la esposa.

—Claro, estuvimos tanto tiempo pajeándonos que cuando ya podíamos follar como que no terminaba…

—¡Silencio! —ordena una jueza. Es una madurita de buen ver que al contrario que la abogada parece bastante simpática, aunque autoridad no le falta.

follar en publico

En la cama seguro que es una fierecilla, piensa el marido. Y entonces, justo cuando los jueces parecen dispuestos a dar por sentado que se trata de un caso de impotencia coeundi y que esa zorra frígida va a conseguir lo que quiere, le pide a su abogado una última cosa.

—Eeh…, con permiso, señorías, mi cliente solicita hacer una demostración de su capacidad sexual… Aquí, en la sala y…

—¿Cómo? —exclama la jueza, entre la incredulidad, la diversión y la excitación.

—Que quiero follar en publico aquí, demostraros de lo que soy capaz, joder, sexo gratis para vosotras si queréis, ¿no decís que soy impotente por el hecho de que mi mujer sea virgen? ¡Pues yo os demostraré que eso no es cierto!

(Continuará en la próxima entrada del blog porno)

Otros Artículos Recomendados:

  • abogadas follando
  • abogada follando
  • FOLLANDO A LA ABOGADA
  • follando con abogadas
  • follando ala abogada
  • FOLLANDO A LA JUEZA
  • follando con mi abogada
  • abogada FOLLANDO CON CLIENTE
  • follando a la juez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *