Parece que las fantasías de los vídeos porno se están haciendo realidad, al menos en las aulas (a ver si dentro de poco se cumplen también en las clínicas, con esas enfermeras cachondas de grandes escotes de manos enfundadas en látex).

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Hace poco conocimos la existencia de una escuela austríaca dedicada al sexo, en donde los alumnos pueden practicar entre ellos, y ahora la Universidad de Northwestern en Chicago ha dado la noticia al acoger una clase práctica de sexo en vivo.

sexo en vivo

Y es que es bien sabido que el mejor aprendizaje se consolida a través de la práctica, y si la clase va sobre sexualidad, pues el sexo real es la mejor práctica, ¿verdad?

Esta clase de sexo en la universidad fue idea de John Michael Bailey, que enseña Psicología en esta universidad y que reclutó a dos voluntarios, los cuales pensaban que su participación en esta singular clase (por otro lado fuera del horario habitual iba a consistir meramente en responder cierto tipo de preguntas sobre su experiencia con juguetes sexuales.

La pareja de voluntarios, novios de hecho, ofrecieron una demostración de sexo gratis a sus compañeros, algo que no sabían antes de comenzar la demostración, pero se prestaron igualmente bien a las aplicaciones prácticas de un enorme consolador con múltiples aplicaciones. Pretendían ilustrar entre otras cosas el orgasmo femenino.

La chica se prestó especialmente bien, ya que ella era la que más se exponía, porque después confesó que una de sus fantasías sexuales siempre había sido la de tener sexo en público.

La clase incluyó un vídeo educativo, un pequeño debate y la posterior demostración de la existencia del orgasmo femenino en todos sus aspectos. Además, varios expertos hablaron sobre prácticas sexuales como el BDSM y el fetichismo. Los asistentes, al menos un centenar de alumnos de los seiscientos que hay por el aula habitualmente, pudieron tocar el juguete sexual. En definitiva, una clase de esas en las que no bostezas y te mantiene con los ojos como platos en todo momento.

Nos preguntamos si después de la clase habría algún tipo de examen, y si dado el caso el mismo incluiría alguna prueba práctica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *