Slaughter disc

Fotografía: Passat25

Hay público para todo, y el porno gore es una rama del séptimo arte a caballo entre el cine de terror y el cine x. No se puede decir que sea lo que más consumen los amantes del sexo explícito en pantalla, pero desde luego hay algunos títulos en el mercado que aúnan estas dos formas de entender el cine.

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Al humano medio le puede producir un bajón una escena de sexo seguida de otra en donde se produce algún horror o salpica la sangre y las tripas. Como mucho, hay gente a la que le produce cierto morbo, y la activación y la excitación puede venir motivada por el estrés que transmite una película gore o de terror a secas. Quizá la cosa no sea como para hacerse pajas delante de la pantalla, pero sí que puede despertar la atención del espectador; en fin, esto ya es cosa de cada uno.

También hay personas que directamente disfrutan con esta mezcla explosiva de terror porno, pero eso es otra historia. La cosa aquí está en que uno de los aspectos positivos que se pueden rescatar de este cóctel de sangre y semen es que por lo general los títulos de porno gore suelen aproximarse más al canon de lo que es una película convencional, y por ello se esmeran más en el argumento, la interpretación y los efectos especiales.

Bien planteado, una película porno así debería ser una buena historia de terror (o al menos una divertida) y unas cuantas escenas de sexo explícito justificadas. De hecho, peores o mejores, hay peliculas porno o seudoporno así, como Slaughter disc, de David Quitmeyer, en donde la historia tiene más peso que lo que acostumbra a ser la pornografía pura y dura. Se trata de un filme independiente y algo repetitivo, pero como referente del género es bastante significativo de la línea que habría que explotar.

Luego hay otro tipo de títulos, como Zombi strippers, pero aquí estaríamos hablando de terror erótico (o gore erótico). En esta película en concreto, la pornstar Jenna Jameson acompaña a un buen número de strippers de diverso palo (hay incluso una gótica) en lo que es un verdadero desfile de tetas entremezclado con el género zombi más grotesco y esperpéntico. Robert Englund, conocido por encarnar a Freddy Krueger en la saga de Pesadilla en Elm Street, también aparece en esta película haciendo un papel muy divertido y casposo.

Lástima que en Zombi strippers no incluyeran escenas de sexo explícito, ya que contaban con una de las diosas del porno como Jenna… Pero eso habría limitado mucho la distribución de la película, ya se sabe.

Hablando de strippers, en el apartado de vídeos de sexo gratis hay unos cuantos sobre esta temática, ¡muy recomendables!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *