Hoy en el blog de Sexo Servicio traemos una mala noticia que queremos convertir en un homenaje. Ha fallecido Lina Romay, actriz española de diversos géneros, entre ellos el porno, y pareja inseparable del prolífico director Jesús Franco (más conocido como Jess Franco).

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Lina Romay, que era el nombre artístico bajo el que se disfrazaba María Rosa Almirall, ha sucumbido finalmente a la enfermedad que la estaba consumiendo, y curiosamente ha vivido menos tiempo que su pareja, Jesús Franco, mucho más mayor que ella. El pasado 15 de febrero de 2012 se dio la triste noticia.

sexo explicito

Lina Romay fue una de las pioneras en España en esto del sexo en cine convencional. Ella ha participado sobre todo en películas de terror, dramas y en trabajos de corte erótico, pero también en varios títulos porno junto a su pareja Jesús Franco (aunque él dirigía, no actuaba en las películas X).

Se caracterizaba por su versatilidad para diferentes papeles, la sensualidad de sus primeros trabajos, cuando era una jovencita de profusa mata de pelo en el coño, generosas tetas y labios carnosos. Su debut fue en el año 72 en una película de terror dirigida por Jesús Franco, del que se acabaría enamorando poco después, en la grabación de otra de las películas del director español más prolífico de todos los tiempos; era El ataque de las vampiras (o Female Vampire), una película de terror erotico bastante malucha y lenta, pero con una estética hipnótica y una sensualidad irresistible por parte de Lina, que estaba en lo más esplendoroso de su juventud.

No es que Lina Romay fuese una actriz porno al uso, sino más bien una artista a la que no le echaba para atrás ningún reto. Cuando en los ochenta decidieron producir y dirigir porno con argumentos disparatados y mucho humor, ella se animó, y posteriormente dirigió alguna película con diferentes seudónimos, pero siempre estuvo al margen de la industria.

Luego tenía muchos trabajos de cine convencional o de terror erótico con algunas escenas de sexo explicito que en ocasiones incluso se injertaban en el producto que se había grabado meses atrás. La mayor parte de sus producciones durante los setenta y ochenta se grabaron fuera de España, y hoy día se pueden encontrar películas como Cadillac Baby en alemán, que son extraños filmes eróticos con algo de sexo explícito y un enfoque vagamente dramático. Lo gracioso es que estas películas han sido dobladas de mala manera al inglés, y el acento inglés de Lina Romay es ciertamente cómico…

En fin, una mujer versátil, sin complejos y que nos ha proporcionado horas y horas de entretenimiento en los más diversos géneros. Por ello y por su fidelidad a Jesús Franco merece la pena que la recordemos con una sonrisa y que le deseemos lo mejor para la siguiente vida que le toque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *