(Primera parte del relato porno en el que Brianna, una madura muy cachonda, celebra el aniversario con su celoso novio):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Brianna no se esperaba que su novio llegase tan pronto, quería evitar el tonto ataque de celos de su novio, y cuando lo vio entrar y se encontró con el técnico del aire acondicionado incluso se sintió culpable, como si de verdad hubiese intentado follárselo.

Suerte que solo eran impulsos pasajeros los de su novio.

—Cariño, calma, que solo es el técnico del aire, y ya se marchaba.

—Hmm, ¿el técnico, eh?

El rudo y musculado brazo de su novio aflojó y dejó escapar al técnico.

—Anda, vete, y perdona por la escenita. —Brianna se volvió entonces hacia su novio en actitud cariñosa—. Cariño, que asustas a la gente, hombre, ni que tú fueras uno de esos cornudos que están con mujeres que solo los quieren por su dinero.

—Perdona, ya sabes que soy muy bruto, y no estoy acostumbrado a estar con mujeres tan experimentadas como tú que han follado con tantos hombres.

—Bah, no hay tanta diferencia de edad, y por cierto, ¿sabes qué día es hoy?

maduras follando

—Pues claro, preciosa, ¿cómo no lo voy a saber? ¡Nuestro aniversario! He reservado para cenar en el restaurante uruguayo que tanto te gusta.

—Mira, ven, yo he preparado la tarta de dos chocolates y nata.

—Mmm, estoy deseando probarla.

—¿Sí? ¿Y qué tal si…? —para sorpresa de su chico, Brianna se llevó un pegote de nata, se retiró el vestido y se embadurnó el pezón—… ¿lo pruebas aquí?

—¿Te he dicho que me encanta tu tarta?

Él lamió con ternura el bonito y generoso pecho de su mujer. No dejó una gota de nata.

—Otra cosa que me encanta, preciosa —dijo mirándola a los ojos—, es ver a mujeres hermosas folladas, pero folladas por mí, ja, ja, rio, ya sabes que soy muy celoso.

Ella puso los ojos en blanco y también rio.

—Bueno, tonto, pues vas a ver cómo las gastan las maduras follando, ven aquí…

(Continuará)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *