(Esta es la continuación del relato porno de Carolina, universitaria y stripper, que nos narraba la primera vez  que hizo un trío con dos chicos):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

… No tuve que esforzarme mucho para ponerlo cachondo. Cuando le desabroché la hebilla y le bajé los boxers su tremenda polla ya estaba todo lo larga que era, pegada a su muslo y apuntando alto. Me la preparé bien masajeándola, estirando los huevos hacia atrás y lamiendo con delicadeza el glande.

Cuando quise darme cuenta, Jota se había desnudado por completo y tenía frente a mi cara dos pollas bien duras. Mi cara de sorpresa le debió de hacer mucha gracia, pero enseguida se puso serio y me movió un poco la cabeza para que se la chupara a él también.

relato dos pollas

Este momento me resultó especialmente divertido, eso de tener dos pollas a la vez en las manos no lo había probado nunca, y al principio me costaba coordinar la faena con ambas, la mejor parte se la llevaba la que estaba mamando, sin duda. Nuestro invitado, que todavía andaba algo cortado, hizo ademán de retirarse para quitarse bien la ropa mientras yo se la mamaba a mi novio, pero le apreté fuerte el pene y los huevos, y no lo dejé marchar. Eso sí, me porté bien y no se la castigué mucho, no fuera a ser que se me corriera allí mismo ahora que acabábamos de empezar.

Lo bueno de hacer un trio es que, con tanto cambio de posiciones y al exigir tu atención varios amantes a la vez, la cosa se prolonga y puedes gozar de una excelente sesión de sexo. Me llamó la atención que Jota estuviera tan pendiente del otro chico, incluso se la llegó a agarrar en más de una ocasión, y creo que si nuestro invitado le hubiese dejado, mi novio se la habría metido por el culo. Esto, más que preocuparme me hizo gracia, aunque lo mejor vino poco después.

Jota propuso que me follaran los dos a la vez. Yo no sabía si eso iba a salir bien, que tanto tío encima de mí… Pero me dejé hacer, retiré la colcha y me tendí cerca del cabecero para poder doblarme bien y en su caso apoyar las piernas contra la pared. Entonces los dos se subieron a la cama, que no sé cómo no se hundió el somier, y probé la penetracion doble, oh, ¡vaya si la probé! Sentía la polla de nuestro invitado en mi culo, una presión indescriptible, porque además el chico estaba muy bien dotado. Jota hacía lo que podía en esa difícil posición y me follaba con energía, aunque tuve que ayudarme un poco con los dedos en el clítoris. Eso sí, cuando empecé a correrme ya no pude parar, y esos dos cabrones me llenaron de semen todos los orificios. De hecho, a nuestro invitado le quedó material para una corrida más, y cuando ya habíamos terminado se corrió en mis tetas con todo descaro.

La experiencia fue inolvidable, tanto que durante unas semanas estuve encaprichada de nuestro invitado y antiguo pretendiente, por el que incluso creí sentir algo especial, hasta el punto de que lo mío con Jota se terminó abruptamente. En fin, no todas las historias de amor tienen un final feliz, pero desde luego algunas historias de sexo sí, ¡y varias veces!

Una respuesta a Carolina prueba la penetracion doble (segunda parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *