(Os ofrecemos hoy una nueva entrega de los relatos eróticos del blog porno de Sexo Servicio, en esta ocasión sobre un trio con dos rubias y muchas sorpresas agradables):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

No, no soy director porno ni nada de eso, ni tampoco soy de los que suben a Internet vídeos porno, pero he de reconocer que cuando hay una cámara presente sale el artista que todos llevamos dentro.

oral creampie

A veces la cámara no te permite soltarte y ser tú mismo, pero cuando topas con dos maravillosas mujeres como me pasó a mí, el hecho de ser grabadas potencia las fieras sexuales que llevan dentro.

Creo que me tocó la lotería el día que las conocí. Sí, llevaba un boleto premiado en el bolsillo que tiré a la basura por error, y por eso el Universo me recompensó con estas dos rubias espectaculares. Altas, grandes tetas, cuerpo de una perfección difícil de imaginar si no es en una película porno, simpatía natural, muy liberales en la cama… En fin, ¿qué más se puede desear?

Las conocí en un curso de cocina… Sí, no me estoy quedando contigo, ahí las conocí. Descubrí que les gustaba la cocina con picante, y también son muy picantes en la cama. De hecho, no suelen follar si no van las dos en el lote, y no es que sean pareja o lesbianas, que yo sepa.

Que me propusieran hacer un trío y grabarlo ya era una situación lo suficientemente excitante, pero la cosa, para mi sorpresa, no terminó ahí.

Yo era el encargado de filmarlo todo; al principio se entretuvieron en esos juegos lésbicos calienta pollas, pero afortunadamente, en cuanto vieron el bulto en mi pantalón se lanzaron a por él y se dejaron el toqueteo mutuo. Una me daba instrucciones, cual asistente de dirección, mientras me follaba a la otra y grababa el primer plano de mi polla entrando y saliendo de un coño depilado, húmedo y fabuloso. La otra gemía, solo gemía.

En un momento dado, la “asistenta de dirección” me dijo que quería un oral creampie, que quería pasarse el semen con la boca.

Me pusieron en un aprieto. Le dije: “Uff, joder, es que me voy a correr”. Claro, la rubia a la que me estaba follando se había emocionado y no paraba de correrse, así que al final tuve que sacarme la polla y correrme en su coño y en su culo, y salpicar un poco a la amiga, que con rapidez había acercado la boca para llevarse lo que salpicase.

Luego lamió mi semen esparcido en esa deliciosa piel, y se dispuso para compartirlo…

(Mañana continuará este relato con una singular corrida doble)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *