(Continuación del relato porno de Andi Anderson que apareció ayer en el blog porno):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

follada en el gimnasio

—Me has puesto muy caliente, nena… Y tus tetas… Joder, son estupendas, tenías razón.

Ella le corresponde, deseosa de bajarle los pantalones. No solo está cuadrado, sino que además tiene una herramienta increíble, llena de venas y con el glande al descubierto, preparado para ser chupado.

—¡Tío!, menuda polla tienes, ¿también la entrenas?

—Siempre que puedo —ríe él—. Chúpamela, vamos, cariño, quiero ver tus preciosos labios succionar… Oh, sí, qué bueno, joder…

Lo que más les excita de la situación es la follada en el gimnasio. En cualquier otra parte quizá ella no se habría puesto tan cachonda. Folla casi todos los días en sus grabaciones y aunque el tío esté muy bueno tiene muy mal carácter y es un poco mandón, y ella es de las que prefieren dominar. A él, tan recto siempre en el gimnasio, le pone mucho hacerlo por primera vez entre sus preciados instrumentos de entrenamiento. Solo espera no mancharlos cuando se corra.

—No te corras en mi boca, ¿eh? Quiero ver de qué pasta estás hecho…

Él asiente, concentrado en disfrutar. Se le ha puesto muy dura, le encanta el hilillo de saliva que los labios de Andi le han dejado en su polla. Le fascina cómo se la chupa mientras le mira a los ojos. Ahora sabe que ya no podrá exigirle que haga ningún ejercicio más, ¡pero qué más da!

—¿Hoy no viene más gente al gimnasio? —dice ella, haciendo una pausa.

—Hasta más tarde, no. Además, esta ala no se suele llenar, es privada.

—A mí me da igual que nos vean follando en el gimnasio.

—Eres un poco puta, ¿lo sabías?

—Sí, pero fóllame, fóllame bien por detrás, ufff, sí, tío, así, aaah…

Al rato, acabaron sobre uno de los instrumentos del gimnasio, ella sobre él, llevando la iniciativa, gozando mientras él la penetra y ella se estimula el clítoris.

La corrida fue tan impresionante que todo acabó empringado de saliva y semen. Gajes del oficio.

Si te has perdido algún detalle, aquí tienes uno de los videos porno gratis de Andi en el gimnasio.

3 respuestas a Follada en el gimnasio con Andi Anderson (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *