(Si te gustan los relatos y los vídeos de sexo gratis ponte cómodo, que hoy te presentamos la primera parte de una fantasía que quizá hayas tenido alguna vez…):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Me llamo Roberto, y os voy a contar mi historia, así me confieso con vosotros, ya que no puedo hacerlo con el sacerdote ni por supuesto con mi novia, aunque quizá su madre acabe contándoselo todo, esa guarra tetona… En fin, perdonad mi lenguaje, pero es que lo que me pasó es muy fuerte, y aunque sé que yo tengo la culpa también, esa mala mujer me tentó…

sexo gratis

En fin, qué os voy a explicar. Tengo 18 años y voy todo el día caliente como un mono. El caso es que se me ocurrió entre semana ir a casa de mi novia, que tiene un año menos. Iba muy salido y albergaba la esperanza de poder colarme en su habitación y con suerte follármela y darle un beso de buenas noches antes de regresar a casa, no habría sido la primera vez.

Pero no conté con la madre de mi novia

Llegó medio desnuda, con un albornoz como si hubiera salido de la ducha, aunque debajo llevaba un conjunto de lencería más bien picante. Tengo que decir que la madre de mi novia es muy jovencita, tiene más tetas que mi novia y desde luego está muy buena, pero yo siempre la he visto como eso, como la madre de mi chica.

El caso es que me sometió al tercer grado, como suele decirse. Me acorraló en el sofá y me hizo todo tipo de preguntas sobre mi visita a su hija, qué quería y todo eso, si iba a estudiar o trabajar, si la dejaría estudiar a ella, si solo buscaba un rollo o pretendía casarme con ella, etcétera. Vamos, un interrogatorio en toda regla.

La verdad es que a Lexxi (que es como se llama la madre) se le veía el escote, y sus largas piernas me estaban poniendo a cien a pesar del discurso, del cual por cierto comencé a desconectar y asentir como un idiota, porque la sangre no me llegaba al cerebro. Total, que me tuve que poner un cojín encima para disimular lo empalmado que iba, pero ella se dio cuenta…

(Si quieres saber cómo acabé follando con la madre, no te pierdas la segunda parte mañana)

Otros Artículos Recomendados:

  • follando con la madre de mi novia en lenceria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *