(Ayer comenzábamos una nueva entrega de los relatos porno de Sexo Servicio, en esta ocasión la confesión de un chico que cometió un desliz con la novia de su mejor amigo):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

No es que pretenda ser cínico y encima regodearme con la sabrosa follada que tuve con esa negra monumental, lo que quiero dejar claro con estos párrafos es por qué acabé ignorando la duda razonable y acabé follando con la novia de mi amigo sin asegurarme de que no estaban saliendo, de que tan solo eran conocidos, como mucho con derecho a roce ocasional.

negras follando

El caso es que estaba muy buena. Lo siento, pero es así. Yo la había invitado a casa con la más sana de las intenciones, para que pudiera comer tranquila y seguir buscando trabajo por el pueblo. Pero la invité a un café, se puso así de lado sobre el sofá, casi le asomó un pezón, a mí se me puso dura, ella me habló con esa voz sugerente y algo rasgada suya, me levanté para llevarme la bandeja, hubo un roce casual y…

Ocurrió. En el momento en que llegó su primera caricia, no creí que estuviese saliendo con nadie, que le fuera a poner cuernos a mi amigo de una forma tan descarada. Incluso me dije: “Joder, pues que sea así, mi amigo se merece algo mejor, y no una puta que se acuesta con el primero que pilla”. Claro que yo estaba tan contento con la idea de follármela… A veces pienso que no tengo escrúpulos, y no sé si mi amigo volverá a dirigirme la palabra. Espero sinceramente que sí.

Tampoco se me ocurrió plantear, siquiera cuando acabamos de follar, si ella veía bien lo de la infidelidad femenina y todo eso. En fin… Al menos disfruté de su sabroso cuerpo. Cómo se movía sobre el sofá, ese vaivén de sus curvas negras, sus pezones marrones de un lado a otro. Me volvía loco al pegar mis carnes a su cálido y generoso culo, era como sumergirme en una piscina de bolas de plástico, solo que en este caso el plástico era piel negra deliciosa, y qué decir de su coño amplio, húmedo, hábil con sus múltiples movimientos sutiles…

En fin, que creo que lo mejor es que lo veáis vosotros mismos…

(Y si te has quedado con más gana de videos sexo negras, haz clic en el enlace)

Otros Artículos Recomendados:

  • follando a mi cuñada
  • chochos bien marcados
  • Casa de amigo con su novia
  • follando con el amigo de la casa
  • follando con la novia de su amigo en el servicio
  • follando con la novia de un amigo
  • invite a mi cuñada a cenar y termine follandomela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *