(Hoy en el blog de Sexo Gratis traemos una nueva entrega de los relatos eroticos basados en vídeos porno. Esperamos que disfrutes de este sobre jovencitas muy ardientes):

Hay algo que las cámaras de televisión no filmaron aquel día, y eso solo lo sabe el cámara que habitualmente trabaja conmigo en el programa “Hermanastro mayor”. Bueno, y ahora vosotros…

jovencitas

Para el que no lo conozca, se trata de un programa que se emite por la televisión pública y en el que a modo de reality show se siguen las vivencias de algunos jóvenes considerados por sus padres o por alguien de su entorno como problemáticos. En realidad, a veces incluso hacemos un seguimiento a gente de dieciocho años que se hace pasar por dieciséis para que el programa no pierda su esencia, es decir, que trabajamos con adolescentes, con menores de edad.

Lo que yo no sabía en mi último trabajo era que me fuese a encontrar con jovencitas cachondas de tal calibre. Reconozcámoslo, yo soy un educador social titulado, pero en mi programa se hace muchas veces un poco de teatro, se exageran las situaciones, se cumple un guion, se llegan a acuerdos previos… En fin, que la candidata que habíamos escogido como “adolescente problemática” no era más que una de esas jóvenes sin oficio que van por ahí de lolitas aunque ya tiene los dieciocho.

En resumen, que la cosa derivó hacia un inesperado giro en el que me vi obligado a cortar la grabación (aunque no fue así del todo, como explicaré más adelante).

Estábamos en la habitación de la jovencita, yo en mi papel de “te hago preguntas para que veas lo desordenada que eres y qué tipo de ropa tan provocativa compras”, y ella en el de “niña consentida que reivindica su derecho a vestir como un putón y a provocar a todos los chicos del instituto”.

El caso es que ella comenzó a sobreactuar un poco en su papel de lolita desenfrenada, y creo que se le fue de las manos, o que sencillamente era así en verdad, aunque desde luego no suponía ningún problema, solo quería salir por televisión, supongo.

De pronto me dijo que nos dejáramos de tonterías, que a ella le iban los hombres altos, apuestos y maduros como yo… ¡Y me tocó el paquete descaradamente!

Incómodo por lo que pudiera malinterpretarse por televisión, le dije al cámara que cortase. Se avecinaba una escena de sexo duro que no estaba en el guion…

(Continuará)

8 respuestas a Jovencitas cachondas que disfrutan del sexo duro (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *