pornstar Shyla Stylez

Fotografía: flipchip

¿Por qué se cambian de nombre algunas actrices porno? Probablemente, Amanda Friedman lo hizo por aquello de que su nombre artístico, Shyla Stylez, tiene más gancho y exotismo, aparte de que en ocasiones es conveniente que tu nombre real no se asocie directamente al de una estrella del porno. Pero la cosa de la privacidad no debe de ser un motivo muy importante, porque a ver cómo va a salir esta mujer a la calle sin que alguien la reconozca, se haga llamar Amanda o Shyla…

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

La pornstar Shyla Stylez encaja en el modelo de chica perfecta para quienes prefieren las rubias de ojos azules, labios jugosos, caderas prometedoras y tetas grandes. Se le da un aire a Pamela Anderson, aunque Shyla enseña mucho más, claro está; ambas son canadienses y poseen esos mismos rasgos un tanto rudos y en cierto modo resplandecientes y decadentes a un tiempo.

 

Quien siga la trayectoria de los videos sexo gratis y películas de esta diosa del porno habrá podido comprobar que las tetas de Shyla han ido creciendo a lo largo de los años, y no de manera natural. Ahora desde luego lucen desbordantes y muy apetecibles, y las tiene muy buen puestas y con una forma redondita que no parece muy artificial, es decir, no parecen globos, y se ven muy bien sobre todo con un vestido escotado. Las tetas desnudas de Shyla salpicadas de semen es una de las imágenes que un hombre no debería perderse por nada del mundo.

La vida de esta atractiva rubia dedicada al sexo libre ha estado marcada, como la de otras muchas estrellas del porno, por unos inicios dedicados a trabajos menores, seguida de un periodo de auge tras sus primeras apariciones en videos porno. Y como ha sucedido con otras muchas actrices, su vida y su carrera artística también han estado marcadas por un complicado divorcio vinculado a la industria.

De forma parecida a lo que sucedió con Jenna Jameson, Shyla estuvo casada con un productor de la industria del porno, Bob Friedland, del que se separó en 2003, lo que la mantuvo alejada del porno unos años debido a problemas con su contrato. Afortunadamente, desde 2006 Shyla Stylez ha vuelto a la carga y con una talla de pecho de 110, y lo que subirá como siga así.

Esperemos que le quede cuerda para rato, como MILF o como lo que sea, porque un talento como el suyo para moverse por igual entre pollas que entre coños no merece ser desperdiciado.

Una respuesta a Las tetas de Shyla Stylez crecen cada año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *