(Hoy en Sexo Gratis, la primera parte de este relato sobre gemelos y rubias):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

 

Es curioso cómo los hermanos gemelos suelen acabar haciendo cosas similares aunque vivan separados y se críen de forma diferente. Eso está muy estudiado, aunque también se da mucho el caso de los gemelos que desarrollan gustos y personalidades bien distintas, aunque sea por diferenciarse un poco.

sexo gratis

En nuestro caso hay pocas diferencias. Los dos estamos saliendo con dos rubias macizas, los dos llevamos el mismo peinado, y aunque no somos idénticos físicamente (salvo en el tamaño de nuestras pollas), tenemos unos gustos muy parecidos y solemos hacer planes en común, aunque hasta ahora nunca tan, tan en común…

Uno podría pensar al ver de espaldas a estas dos rubias que somos la típica parejita de gemelos chicos con gemelas chicas, porque tienen una estatura parecida (la novia de mi hermano es más alta), un culo perfecto, un peinado parecido, y unas grandes tetas impresionantes. Además, suelen vestir igual de zorronas, así que…, sí, nos gusta el mismo tipo de mujer, pero afortunadamente ellas no son gemelas. Sería un lío importante, ya sabes, por la confusión. Nosotros, como tampoco somos idénticos, no tenemos problemas, no nos intercambiamos las chicas por probar, ja, ja… La verdad es que ya nos gustaría. Cuando éramos más jóvenes sí que nos parecíamos más, y vistiendo igual y con algún retoque por allí y por allá podíamos engañar a la profesora (a nuestros padres no), pero ahora es imposible. Yo voy más al gimnasio y soy un pelín más alto.

Pero ya me estoy saliendo del tema. El caso es que mi hermano y yo, que solemos quedar para ir a conciertos juntos, para cenar y todas esas cosas, propusimos a las chicas ir a un balneario, y aunque la intención inicial no era tan atrevida, cuando estuvimos allí con el calorcito y las toallas cubriendo nuestros excitados miembros, la cosa se puso interesante.

La piel bronceada de nuestras novias brillaba con la humedad del ambiente, que invitaba a estar todavía más desnudos. Todo comenzó como una broma, mi hermano señalándome el paquete y burlándose. Me insinuaba que si eso era por mi chica o por la suya, ya ves, y así es cómo nos fuimos provocando. Lo mejor de todo, lo que menos nos esperábamos, es que las chicas fueron entrando al trapo y bromeando también con el intercambio de pareja.

La cosa se puso muy excitante…

(Continuará)

Una respuesta a Los gemelos que hicieron intercambio de pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *