Secretarias cachondas dispuestas a lo que sea (1)

1 mes hace

(Nueva entrega de los relatos eróticos del blog de Sexo Servicio, en esta ocasión sobre secretarias cachondas y crisis económicas…):

Es triste, pero el contexto de crisis financiera global está arrastrando a muchas personas a perder los pocos escrúpulos que le quedaban. Yo lo vi todo, lo de la nueva secretaria, desde mi cubículo, y de hecho hasta lo grabé (he dicho que la gente ha perdido sus escrúpulos, pero creo que yo también debo incluirme…).

En mi empresa hay varios socios, cuatro en total. Digamos que son los jefes. Es una empresa pequeña, incluso cutre; una sala para los jefes, otra para los empleados, más tres cubículos mal acondicionados donde debería haber, qué sé yo, ¿un aseo?

El caso es que uno de los jefes vino a presentar a la chica a nuestra zona. Rubia, piernas bonitas, cara de intelectual si la mirabas de perfil. De frente tampoco decía gran cosa, aunque tenía buenas tetas. En mi empresa nunca han necesitado una secretaria, es decir, de eso se encargaba uno de los jefes (contestar al teléfono y al interfono, además de llevar lo de las nóminas, básicamente).

Por eso me sorprendió que presentaran a la chica. Acababan de despedir a uno, no creo que hubiese dinero para este lujo. El caso es que tampoco vi convencido al jefe, que le asignó la chica al encargado de nuestra oficina para que le hiciera algunas pruebas (¿de qué?, pensé yo, ¿de mecanografía?).

—Es una chica muy versátil, en su currículo dice que sabe hacer muchas cosas, y que está dispuesta a trabajar duro, muy duro… —alguien dijo.

Y entonces empecé a comprender, pero el surrealismo me poseyó cuando comenzó a practicar sexo oral con mis dos compañeros. Fue algo rápido, extraño.

—Mira, también sé hacer esto —dijo ella, antes de la primera mamada en la oficina; y no sería la última.

Como decía, hoy la gente está dispuesta a todo con tal de conseguir un trabajo. Ni siquiera ofrecía sexo gratis, claro, la iban a contratar por atender al teléfono, por llevar las nóminas, el café, y por hacer mamadas… Ni que decir tiene que mi encargado se mostró muy satisfecho y enseguida habló bien al jefe de ella.

Pero la cosa no se quedó en una felación, como seguiré contándote mañana…

Entradas recientes

Leave a Reply

Tu dirección de email no sera publicada. Los campos requeridos están marcados*