(Comenzamos en el blog de Sexo Servicio con esta historia de sex fitness. Mañana podrás leer la segunda parte, que viene con vídeo porno ilustrativo):

Yo era admirador de Tiara antes de que tuviese el accidente. Ella es jugadora de voleibol en el equipo de mi ciudad, y soy uno de los pocos aficionados a este deporte que hay aquí y que procura apoyar a su pequeño equipo local.

mallas ajustadas

Tiara era una inmigrante asiática muy atractiva, eso no me pasó desapercibido. Como profesor de fitness y fisioterapeuta, además de aficionado al deporte, ella me llamó la atención por su talento y su natural desparpajo (a pesar del especial carácter coreano). Pero para qué voy a negarlo, de entre todas las componentes del equipo ella me gustaba también por su físico, y es que siempre he sentido debilidad por el sexo con asiaticas, cosa que no había probado, hasta ahora, claro está…

Tras el accidente montando a caballo empezó a dar clases conmigo para recuperar el tono muscular. Ya se había recuperado casi por completo, es decir, podía correr y hacer ejercicio, pero no podía competir y debía ir poco a poco.

La veía tres veces por semana con sus mallas ajustadas, su bonita sonrisa y su irresistible cuerpo de deportista sexy (el voleibol no te muscula demasiado y sobre todo el volley playa te hace un físico estupendo, de portada de Playboy). Con el tiempo, nos hicimos amigos, y más aún cuando ella supo que me gustaba el voleibol y que seguía a su equipo.

Yo siempre he sido un profesional, y no me he dejado llevar por los impulsos sexuales al trabajar con una chica atractiva como ella, a pesar de que mi profesión de rehabilitación incluye mucho contacto físico, sin embargo, aquella situación sobrevino porque ambos lo quisimos, fue en cierto modo casual, un accidente, pero en el fondo ambos nos gustábamos desde hacía tiempo.

Si alguna vez has practicado un deporte sabrás que salvo que haya un agotamiento extremo el apetito sexual experimenta a veces unos picos increíbles, y quizá fue eso lo que nos pasó…

(La segunda parte de este relato la podrás leer mañana, e incluye un vídeo con un delicioso cunnilingus)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *