Sexo con peluca rosa (2)

6 meses hace

(Parte final del relato que empezamos ayer en el blog de Sexo Servicio sobre Lea, una hija muy vengativa que no soporta que su madre lleve pelucas rosas y decide fastidiarla acostándose con su novio):

Hay que reconocer que sentí placer. Es decir, no soy una mala persona, o eso quiero creer, tan solo un poco temperamental. Tenía en el pecho ese gusanillo en cierto modo estimulante y que viene de la satisfacción de saber que estás vengándote de quien te ha ofendido, pero por otra parte también estaba lo del sexo con peluca. Era como una fantasía de anime japonés, no sé. Está claro que para salir por la calle era un poco ridículo, y más para trabajar en la tienda, como es el caso de mi madre, pero para disfrazarte en la cama y follar la verdad es que no está nada mal.

Al novio de mi madre le daba un poco igual. Lo único que sabía era que tenía la erección mañanera y había un agujero cerca para meterla, aunque se equivocó de agujero, como ya os comenté, y me la metió por el culo. Intenté sofocar las carcajadas, y tampoco quería darme la vuelta para que descubriese a quién se la estaba metiendo, así que me aguanté e intenté gozarlo.

Para no aburrirme, empecé a masturbarme, y la cosa se puso bien, bastante bien. Los orgasmos femeninos pueden llegar a ser misteriosos. Normalmente necesito estimular el clítoris y sentir una buena verga en el coño, pero no sé si fue por la situación, porque de repente empecé a correrme y las embestidas del novio de mi madre en el culo me tocaron algún punto interesante…

El novio de mi madre siguió sin darse cuenta de a quién se estaba follando, pero se espabiló un poco y decidió poner el asunto más interesante, de modo que me planté sobre él y seguimos con la sesión de sexo por el culo, solo que un poco más deprisa, mientras yo me corría a placer sofocando los gemidos para que no detectase algo raro en mi timbre de voz, aunque creo que se debería haber dado cuenta de que mi culo es más pequeño y mi piel más suave que la de mi madre.

Lo mejor llegó cuando quiso correrse sobre mi cara y se dio cuenta de lo que había hecho, ja, ja, ja, esa expresión no tiene precio, pero yo la que buscaba era la expresión de enfado de mi madre. Habría pagado por fotografiar el momento en el que el esperma de su novio me salpicó toda la cara aunque él intentó por todos los medios retenerlo.

[flv]http%3A%2F%2Fgal5mins.vidz.com%2F6%2Fc%2FNaughtyLittleNymphos12%2Fscene2%2FNaughtyLittleNymphos12_scene2_Vidz.com_gal5min.flv[/flv]

(Más videos sexo gratis en el enlace)

Leave a Reply

Tu dirección de email no sera publicada. Los campos requeridos están marcados*