(Desenlace del tórrido relato erótico que comenzamos ayer en el blog porno y que iba sobre verdaderas vampiras desnudas, de las que te dejan seco, pero a base de beberse tu semen…):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

Las muy putas disfrutaban de una forma que a mí me volvía loco, no tenía que esforzarme lo más mínimo, y no sé si eso era bueno o malo. Solo sé que las vampiras son así, nada de colmillos ni de tacto frío, simplemente ríen y enloquecen cuando quieren follarte. Así son ellas.

blog porno

Pero pareciera que se saciasen solo con la masturbacion con aceite, menuda obsesión. Me miraban con genuina diversión y disfrute mientras mi polla erecta se deslizaba entre sus manos cada vez más pringosas. Mis pelotas chorreaban aceite y se maravillaban tratando de estrujarlas sin éxito. Me recorrían con las manos con la misma insistencia que con la mirada, y yo atendía fascinado, conteniendo sin esfuerzo la eyaculación, y eso que una situación así, nueva para mí, me habría hecho correrme de puros nervios.

Sabía muy poco sobre el sexo con vampiras y sus refinados trucos. Ellas no iban a malgastar mi semen así como así.

La parte más inquietante llegó cuando una rubia preciosa de mirada enigmática con la que no había cruzado ni una sola palabra en la discoteca comenzó a chupármela lenta e intensamente. Debía de saber a aceite, pero no le importaba. Ejecutaba su trabajo con suma dulzura mientras las demás emitían risitas y seguían con su adormecedora sesión de masajes y caricias.

Creo recordar que intenté decirles algo, proponerles, no sé, pero al poco perdía las fuerzas. Bastante tenía con mantener mi pene en alto y con dejar que castigasen mis músculos con sus incesantes masajes.

Cuando ya tenía vaga conciencia de que esas mujeres estaban un poco locas, eran un club de ninfómanas o se trataba de vampiras, me inquieté cuando abruptamente dejaron de masturbarme y de chupármela y pusieron esa expresión de voracidad (pero sin colmillos) que tantas veces hemos visto en el cine. No tenía fuerzas para defenderme, así que me dejé hacer, temiéndome que fueran a morderme la yugular o incluso el pene.

Pero no, simplemente se abalanzaron sobre mí, una a una, y con una cadencia y un vigor irresistibles me fueron follando sin pausa hasta que todas hubieron gritado de placer, y lo más misterioso del caso es que me corrí dentro de cada una de ellas, sin pausas, sin tiempos de recuperación. Era algo anómalo, irreal, pero así sucedió. Por eso digo que no eran simples mujeres.

Sino vampiras. Y las mejores folladoras que jamás haya tenido ocasión de conocer.

(Más videos porno gratis en el enlace)

Otros Artículos Recomendados:

  • vampiras desnudas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *