(Esperada continuación del relato erotico que comenzamos ayer sobre rubias pajas y confusiones familiares, y es que ¿para qué está la familia?):

¡Haz que tu pene luzca mas grande en 5 minutos!

Suscríbete a nuestra revista electrónica gratis y recibirás útiles sugerencias para mejorar tu desempeño sexual.

I agree to have my personal information transfered to Interspire Email Marketer ( more information )

Puedes terminar tu suscripción en cualquier momento

… Pues eso, que acordamos no volver a follar más. Aunque al principio creí que no le había gustado follar con un joven de dieciocho como yo, lo cierto es que entendí que no debíamos ni siquiera pensar en enrollarnos más, que sería un lío familiar de mucho cuidado…

rubias pajas

 

… Pero nada se podía objetar a que nos dedicásemos alguna caricia de vez en cuando, cuando nos sintiésemos solos y eso.

Ahora creo que en su momento fue una postura un tanto infantil y egoísta por mi parte. Ella había tenido un momento de pasión conmigo, nada más, no estaba interesada en nada en plan romántico conmigo, primero porque éramos familia política, y segundo porque ella era mucho mayor que yo. Me veía como un adolescente algo necesitado (cosa que no era cierta), y se quiso comportar de manera agradecida, puesto que estaba en mi casa, así que cada vez que nos quedábamos solos, si yo estaba muy salido ella se ofrecía para aliviarme un poco; total, si luego iba a encerrarme yo en mi habitación a pajearme, ¿qué mejor que una rubia masturbando tu polla erecta, sobre todo cuando hay confianza?

La verdad es que muchas veces hemos hablado de ello, y yo le he comentado que no es necesario que me haga favores sexuales, por mucho que me pongan a mil las rubias haciendo pajas (y más si es a mí, claro), pero cuando sacamos este tema nos viene a la memoria la primera vez que nos vimos, esa en que empezamos a hablar de sexo y nos dio el calentón, y al final ella se fija en mi erección y no puede evitar consolarme. Es así de generosa.

Total, que nos hemos acostumbrado a ello. Y aunque dice que pronto se marchará de casa, la cosa se está convirtiendo en un hábito delicioso y preocupante a la vez. El otro día, sin ir más lejos, la pillé apurada, maquillándose como siempre antes de salir, y yo estaba tan salido de ver lo buena que está mi tía que me acerqué a ella y me insinué. En realidad quería follármela allí mismo en el hall, pero ella se desembarazó de mí con una estupenda paja que hizo que me corriese en la camiseta, ni me dio tiempo a quitármela.

En fin, como comprenderéis, me encuentro en una situación que muchos envidaréis, pero para mí es muy complicada, ¿qué debo hacer?

(Dejemos a este joven con sus “problemas” y disfrutemos del vídeo sobre maduras xxx gratis que ilustra  este relato)

 

Otros Artículos Recomendados:

  • chicas haciendo pajas
  • tias haciendo pajas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *